LIQUIDACIONES TRIBUTARIAS

LIQUIDACIONES TRIBUTARIAS

Abogados HaciendaLa liquidación tributaria es un acto administrativo, de carácter resolutorio, mediante el que la Administración realiza las operaciones de cuantificación necesarias y determina el importe de la deuda o, en su caso, la cantidad que resulte a devolver o compensar. Su notificación constituye un hito fundamental del procedimiento tributario, pues determina el inicio del período voluntario de pago; es decir, mientras no se notifique la liquidación, no nace para el contribuyente la obligación de pagar las deudas liquidadas por la Administración, ni pueden exigirse intereses de demora ni recargos ejecutivos.

Una vez notificada la liquidación, el contribuyente está obligado a satisfacer el importe a su cargo, en los plazos establecidos por el Art. 62 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria. El ordenamiento jurídico se rige aquí por un principio de antigua data, que se expresa en la máxima solve et repete, primero paga y luego reclama, de forma tal que las reclamaciones o recursos no suspenden la eficacia de la liquidación notificada, salvo que se constituyan garantías suficientes o se den las circunstancias excepcionales previstas por las normas de aplicación.

A fin de facilitar la notificación, los contribuyentes están obligados a comunicar a la Administración su domicilio fiscal y no se tendrá en cuenta la variación del domicilio si ese deber de comunicación no se cumple. Pues bien, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias acaba de dictar su Sentencia Nº 25/2018, de 5 de febrero, que al estimar nuestra demanda, declara la nulidad radical del procedimiento de apremio seguido frente a nuestros clientes por la Agencia Tributaria, en relación con el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. La Sala recuerda con impecables argumentos que la comunicación del domicilio puede ser expresa, pero también puede derivarse de las declaraciones que correspondan a declaraciones tributarias distintas.

Lo venía diciendo, reiteradamente, el Tribunal Supremo, la notificación edictal es residual y requiere el agotamiento previo de las otras modalidades que aseguren en mayor grado la recepción por el destinatario de la correspondiente notificación. Solo puede prescindirse de la notificación personal, cuando existe la certeza o, al menos, la convicción razonable de la imposibilidad de localizar al interesado.

En GAC Abogados, estamos a su disposición para aclararles éstas o cuantas cuestiones se susciten en sus relaciones con la Administración pública.

 

7 febrero 2018 / GAC Actualidad

Share the Post

About the Author

Comments

Comments are closed.

LIQUIDACIONES TRIBUTARIAS

LIQUIDACIONES TRIBUTARIAS

LIQUIDACIONES TRIBUTARIAS